Suscríbase

El Espejo de Argentina y el Mundo

Año XX - Nº 226 (Segunda época)
Septiembre 2015

27 de abril de 2013

La unidad estratégica de la clase trabajadora


Congreso de la CTA Capital




El enorme cartel de fondo en el Auditorio de ATE Nacional era inequívoco: dibujos del Che y Hugo Chávez. Igual símbolo tenían las credenciales de congresales e invitados. En la apertura del 5 de abril, un video en homenaje al Comandante venezolano crearon un clima de particular emoción. Diputados y legisladores de la CTA estuvieron presentes y representantes del Frente Amplio Uruguayo, de la Marcha Patriótica de Colombia, capítulo argentino, movimiento del Alba, CNT de Paraguay, del movimiento Saharahui, entre otros asistentes.    

El informe político fue realizado por el secretario general de Capital Carlos Chile y también el auditorio recibió el saludo del titular de CTA nacional Pablo Micheli. En ambos casos hubo una afirmación de la voluntad latinoamericana, de las ideas de la Revolución y el Socialismo. En su intervención, Chile trazó el balance del último período con la reafirmación de “la unidad de la clase como compromiso histórico, no como un tema táctico sino estratégico y como la única herramienta capaz de garantizar sus intereses y esto no ha estado en debate. El debate fundamental ha estado dado por establecer los límites de esa unidad”. En ese aspecto destacó la unidad de acción como “la capacidad concentrada de estructuras orgánicas de nuestro pueblo en torno a una acción política determinada”. Señaló como referencias históricas a los programas de La Falda y Huerta Grande, la Semana Trágica, la Patagonia Rebelde, el Cordobazo, la CGT de los Argentinos, entre tantos fenómenos de la gesta obrera y popular.
El documento base expresó en los primeros párrafos un equilibrio de realidades internas: “Llegamos a este Congreso fuertemente conmovidos por la desaparición física del Comandante Chávez. Nuestra América, desde el Río Bravo hasta Ushuaia, del Pacífico al Atlántico, ha llorado junto al pueblo bolivariano la pérdida de este extraordinario estadista. Las virtudes del Comandante no sólo nos hablan de su valentía y su fuerte voluntad para enfrentar las adversidades. Dueño de una fe inquebrantable en la justicia y la igualdad preanunció, junto a Fidel, la crisis en la que nos sumía un modelo arrogante y perverso que presume que todo puede ser mercancía. Vaya nuestro homenaje y nuestro compromiso con las transformaciones revolucionarias que la tierra de Simón Bolívar, de San Martín, del Che,  y de Fidel reclaman hoy.
Seguramente en otros continentes los hombres y las mujeres que padecen la falta de trabajo, vivienda, salud, alimento y educación habrán llorado con nosotros.
Otro hecho de profunda significación cultural y asumido con fe y esperanza por nuestro pueblo ha sido la elección al frente del Estado Vaticano de un hombre de nuestra tierra. Más allá de las apreciaciones ideológicas no se puede negar que este es un hecho político trascendental para los países del Tercer Mundo. Aspiramos a que la evocación a San Francisco de Asís se constituya en un apostolado por los pobres y vilipendiados de la tierra”.
El texto retoma la idea de la construcción política, que ha sido parte constitutiva de los procesos vividos por CTA desde su fundación como Congreso de Trabajadores. En el caso de CTA Capital esa bandera ha estado presente con nueva energía a partir de la crisis de 2001 y el Congreso de Mar del Plata de diciembre 2002, donde ocho mil delegados y delegadas votaron construir la respuesta política de la clase trabajadora y el pueblo. Han sido también múltiples los ámbitos que en Capital analizaron y cuestionaron el papel tramposo del progresismo y las experiencias del Frente Grande, Frepaso, Alianza, alternativas que implicaron siempre alineamiento detrás de alguna expresión del poder burgués. La emergencia del FAP y la integración a esa fuerza de sectores de la CTA, igualmente a Proyecto Sur, con la dinámica que han tenido esas fuerzas de alejamiento de América Latina y subordinación a la derecha y la línea del imperialismo y sus partidos actualizó de manera frontal las discusiones.
El documento sostiene que: “La tarea de descentralizar y ocupar el territorio es la tarea pendiente de la Constituyente Social, como la propuesta más transgresora política y socialmente hablando. La necesidad de restituir el poder en mano de sus legítimos dueños: el pueblo. Nos afirmamos en la Argentina no se resuelve cambiando los representantes sino dándole poder a los representados. Pensar en la CTA como una herramienta que se agota o se diluye en la pelea reivindicativa sería negarnos la posibilidad de autogobernarnos, entonces la tarea varias veces reafirmada unánimemente por nuestros compañeros de construir un nuevo Movimiento Político, social, cultural, de liberación será solamente una consigna si no desarrollamos el instrumento para hacerla realidad”.
Un segundo material fue puesto a consideración, con el título: Buenos Aires, capital nacional de la desigualdad,  Aportes para construir nuestro diagnóstico sobre la Ciudad de Buenos Aires, un modelo de Estado y políticas de gobierno. Un exhaustivo análisis de “todas las políticas sectoriales, comandadas por la lógica que configura la ciudad en objeto de negocios, refuerza su carácter excluyente, expulsor y altamente fragmentado social, política y culturalmente”.
En su definición central considera que el gobierno de Macri ha profundizado en sus dos mandatos un modelo integral de “ciudad capitalista neoliberal”. En ese sentido será estratégico “aportar a la construcción de una agenda propia de los trabajadores para enfrentar este modelo porque aquí, en Buenos Aires, la derecha institucional en Argentina, ha plantado su cabecera de playa para proyectarse nacionalmente”. Y puntualiza los acuerdos de negocios con el gobierno nacional: “Las políticas nacionales también contribuyen de manera activa al desarrollo de este modelo de ciudad capitalista neoliberal, que muestra líneas directas de continuidad entre los grandes negocios urbanos ejecutados con la rifa del patrimonio público estatal a comienzos de los ´90- Puerto Madero- y las entregas patrimoniales del último trimestre de 2012, en la gran acordada del PRO con el FPV y sus aliados”. Como desafío propone “Territorializar nuestra política en todos los barrios, acercarnos y visibilizarnos ante el conjunto de la población de la ciudad y generar los marcos que permitan el despliegue y el encuentro de todas las formas de organización de los trabajadores que tiendan a construir la Ciudad Democrática y que permitan sostener e impulsar las formas de Gobierno que habiliten y potencien ese proceso”.

Algunas resoluciones

Las comisiones debatieron las temáticas: a) Evaluación de la acción político/organizativa de la CTA. Objetivos alcanzados. Unidad de acción. Propuesta al Congreso Nacional; b) La Ciudad. Caracterización del modelo gobernante. Desarrollo gremial y territorial. Organización de la CTA Capital. Propuestas.
La participación en los talleres fue amplia, tomaron la palabra la mayoría de los presentes. Quedaron planteados debates sobre las distintas formas de intervención sindical: recuperar los gremios enrolados en la CGT conformando listas de oposición, conformar nuevos sindicatos, distintas repercusiones de la unidad de acción en la base, la relación entre sindicato y territorio.
Fue unánime el pronunciamiento de repudio al Encuentro de la ultraderecha mundial efectuado en Rosario y en Buenos Aires. Los/as congresales plantearon la plena identificación con la unidad latinoamericana, y la libertad de los cinco héroes cubanos presos políticos de Estados Unidos por denunciar los planes terroristas contra Cuba entre las diversas resoluciones de solidaridad y apoyo a las luchas de la clase obrera y pueblos del mundo. No faltó la enunciación de una  tarea pendiente, la elaboración de un programa específico para la Capital.
Por unanimidad los congresales aprobaron: Construir un paro nacional y jornada de protesta con cortes de rutas y movilizaciones en la primera quincena de mayo, con el programa de 33 puntos de la CTA; llevar adelante una jornada de lucha en el marco de la Ciudad de Buenos Aires con un plan de exigencias al gobierno machista; sumarse a la Consulta Popular por la soberanía de los bienes comunes impulsada por la Central a nivel nacional; crear el Departamento de Hábitat en la CTA Capital; avanzar en el desarrollo de las CTA regionales en las distintas comunas de la Caba; participar el 8 de mayo en la marcha 1100 de los jubilados en las puertas del Congreso Nacional.
El cierre de Elia Espen “Madre de Plaza de Mayo y compañera” sintetizó el encuentro entre el pasado y el presente de la lucha revolucionaria en Argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario