Suscríbase

El Espejo de Argentina y el Mundo

Año XX - Nº 226 (Segunda época)
Septiembre 2015

4 de junio de 2013

“El Estado sigue siendo un socio bobo de las multinacionales”



Por José Rigane


Cumplido el primer año de la nueva gestión de YPF, después de lo que fuera la estatización del 51 por ciento de las acciones en manos de REPSOL, José Rigane, Secretario Adjunto de la CTA y Secretario General de FeTERA, habló sobre la situación en la empresa. En esa oportunidad, el dirigente hizo un crudo balance sobre la petrolera YPF y la cuestión estratégica de los hidrocarburos: “Acá no ha habido ni decisión, ni hay voluntad política para cambiar”.

En relación a la expropiación de acciones realizada en abril del año pasado e impulsada por el Gobierno nacional, el dirigente señaló que “cuando se tomó esta decisión hace un año atrás, nosotros asumimos de valorar como un paso positivo hacia la recuperación de la soberanía energética y del patrimonio energético nacional; decíamos que era insuficiente, que con eso no alcanzaba, pero entendíamos que era un paso en esa dirección”. Sin embargo hoy, un año después, Rigane indica que lo que sucedió con YPF terminó siendo una forma de “garantizar la renta extraordinaria que se apropian las firmas extranjeras y multinacionales”. En ese sentido, explicó que “entre otras medidas, lo primero que se decidió fue elevar el precio del barril del petróleo para exportarlo”, y agregó: “el barril del petróleo para exportación estaba a 42 dólares y el Gobierno lo pasó a 70 dólares, eso significó un aumento del 66%. Tengamos en cuenta que el costo de producción de un barril en la Argentina está entre 8 y 10 dólares. Con el precio a 42 dólares ya había una ganancia extraordinaria de más del 300%. Ahora, a 70 dólares el barril a cualquier petrolera que pueda exportar obtiene el 600% de ganancia extraordinaria. Estamos hablando de petróleo, de un petróleo que no tenemos, que las reservas se han achicado, que de los 20 años de reserva que teníamos en 1990 hoy está alrededor de 10, 9 u 8 años las reservas, según qué especialista determine esta cantidad”.
Según José Rigane hay que preguntarse “¿quién se apropia de esta ganancia?”. La respuesta inmediata que planteó el dirigente es que son “los Grupos multinacionales” los que terminan ganando millones de dólares. Y agregó: “la verdad que cuando uno mira esto, que es una mirada parcial y no total, evidentemente esta decisión para nada ha ayudado a que el Estado juegue el rol que tiene que jugar. Sigue siendo el Estado argentino un “socio bobo” de los Grupos multinacionales que establecen e implementan las políticas en el campo energético desde hace muchos años”.
Para el dirigente: “Este Gobierno no tuvo una decisión de recuperación. Siempre ha sido un Gobierno que ha posibilitado y profundizado la extensión de la rentabilidad y despilfarro de nuestras reservas en el campo energético a manos de los grupos multinacionales. Y de hecho este Gobierno, junto con el de De La Rúa, fueron los que habilitaron las concesiones a más de 30 años sobre el rico territorio de Loma La Lata, lo que ha sido el Golfo San Jorge para Panamerican Energy, que el 60% lo tiene la British Petroleum que es la Empresa inglesa”.
A modo de cierre y convocando a la comunidad a formar parte de la Campaña Nacional para “la Recuperación y Defensa de la Soberanía Popular haciendo centro en los Bienes Comunes” -iniciativa impulsada por la CTA, entre otros- el dirigente y fundador de la central expresó que “hemos perdido la batalla cultural con el enemigo que nos ha hecho creer que el tema energético no es un tema importante y significativo en la vida de los argentinos, como la salud o la educación”. Y continuó; “lo primero que deberíamos hacer los argentinos es recuperar nuestra soberanía y después defender esa soberanía popular sobre los bienes comunes, sobre los recursos naturales, sobre el agua, etc.”. Para el dirigente, lo que atraviesa todos estos temas es que “tenemos un modelo productivo consolidado y profundamente extractivo y depredador”.
Sobre la Consulta Popular Rigane expresó que es muy importante porque “lo que necesitamos es superar la etapa de la resistencia y pasar a una etapa más de ofensiva. Para eso es imprescindible generar ámbitos de unidad de criterio, de política y de objetivos para poder resolverlo.” Y agregó que el objetivo es que “hay que cambiar este modelo productivo, por un modelo basado en la soberanía energética y popular”.
27 de mayo de 2013
Fuente: Acta – Comunicación CTA
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario